Pàgines

dilluns, 5 de novembre de 2012

¿La política dirige la economía o es la economía quien dirige la política?


Con un objetivo pedagógico planteo que el cuerpo humano es un sistema con semejanzas con el sistema económico.

El cuerpo humano está dirigido por la mente. Sus decisiones determinan el funcionamiento de los músculos, órganos,... ¿Tienen algún límite estas decisiones? Si la mente de una persona decide que su cuerpo trabaje en exceso serán las leyes naturales las que limitaran este comportamiento porqué la falta de descanso provocará que el cuerpo enferme.

¿Manda la mente o  las leyes naturales?  La respuesta parece clara: la mente dirige pero está condicionada por las posibilidades que le permite la naturaleza.

En economía sucede algo similar. El gobierno puede decidir su política económica siempre que ésta cumpla las leyes económicas por qué, si no las respeta, la economía también enfermará y el gobierno dejará de controlar plenamente la economía.

En España, por ejemplo, la política económica fomentó una burbuja a partir de un exceso de endeudamiento.  Al no respetar las leyes económicas, (consumo + inversión > renta), la economía enfermó. Actualmente la política económica está limitada a tomar las decisiones que permitan su curación. En estas circunstancias es la economía la que dirige la política.

En resumen, de la misma manera que, cuando un cuerpo humano tiene gripe (debido a la exposición del cuerpo a condiciones adversas) tiene que guardar cama para restablecerse, en una economía enferma (debido a no respetar las leyes económicas), sus decisiones políticas también se ven limitadas. Y, en estas circunstancias, la política no puede dirigir la economía a corto plazo sino que es ésta la que dirige la política.

Para que la política pueda controlar la economía a largo plazo, en sus decisiones, además de tener en consideración las leyes económicas, también tendría que respetar, como en el cuerpo humano, las leyes naturales (ecología), de lo contrario serán éstas las que limitaran seriamente la supervivencia del sistema económico y de la misma especie.