Pàgines

dijous, 27 de juny de 2013

Principios económicos básicos: la Administración y un mercado realmente eficiente determinará la producción de bienes y servicios.

Jauja es una pequeña isla en la que suponemos que cuatro náufragos toman decisiones para organizar una economía sana. El sistema económico que van conformando nos permitirá comparaciones interesantes con los comportamientos económicos actuales.

Hasta estos momentos nuestros protagonistas han deducido siete principios (disponibles en estos enlaces:1, 2, 3, 4, 5, 6,7) y, ahora, tienen que plantearse la próxima cuestión: ¿Cómo se determinará los productos necesarios en Jauja ?
Podrían optar por dejar esta decisión a alguien que, desde una administración colectiva, fuera capaz de determinara las necesidades de todos y cada uno de los individuos pero, en realidad, nadie puede arrogar-se esta capacidad, porqué siempre tendería a confundir sus deseos con los del conjunto con lo que se resentiría la libertad individual.
La mejor manera sería, pues, que cada persona manifestase sus preferencias reales y que los productores fabricasen en función de estos deseos.
Este mecanismo ya existe y se llama mercado. Pero en el mercado que conocemos las empresas, más que buscar la satisfacción de las necesidades de los consumidores, tienen como objetivo su control.
Con sus inversiones en publicidad, más que informar de sus productos, provocan deseos a menudo inexistentes y diferencian artificialmente su producto, con lo que consiguen aumentos de precios, que hace ineficiente el mercado.
Un mercado eficiente, sin que nadie lo pueda controlar y con información técnica a disposición de todos, sí que determinaría, a partir del mecanismo de los precios, los bienes y servicios necesarios.
El mercado, que diseñarían nuestro náufragos, se asemejaría al teórico mercado de competencia perfecta dónde todos, productores y consumidores, tendrían una perfecta información que permitiría adecuar los productos, introduciendo novedades en función de los gustos cambiantes.
Pero nuestros náufragos nunca dejarían en manos de la iniciativa privada y del deseo de lucro, los aspectos mas importantes como su seguridad en la isla, la educación de sus hijos o la capacidad de mantener la salud. Estos servicios tendrían que ser asignados por la Administración.
El octavo principio económico básico para conseguir una economía sana diría: la Administración y un mercado realmente eficiente determinará la producción de bienes y servicios.
En próximas entradas en el blog seguiremos deduciendo principios económicos básicos que tendrían de cumplirse en una economía sana.